Lunes 23 Julio 2018
giweather joomla module

Arbol BosqueParece que el viejo dicho de que “los árboles no nos dejan ver al bosque” ha cobrado renovada actualidad. Digo esto pensando sobre las noticias que minuto a minuto se escuchan por la radios (cualquiera de ellas que sean), se escuchan y ven por la TV o todas las mañanas las leemos en el diario. Y tengo para mí que cualquiera sea la orientación ideológica (o los intereses con los que medra) el medio de difusión, el objetivo es uno mismo: que se produzca la mayor desinformación posible: o lo que es peor, hacer creer que se informa pero en verdad, lo que se busca es desviar la atención para que la discusión vaya por otros caminos, por los caminos de la banalidad y o episódico. En buen romance, que nos quedemos contemplando el árbol y no veamos el bosque.

Se me podrá decir que por qué digo esto, si a la información la recibimos de los periodistas, gente seria, profesional, idónea y todas esas adjetivaciones con que solemos adornar a las personas que no queremos (o no podemos) elogiar de verdad. Pero supongamos por un momento que estamos leyendo información que nos viene de un periodista que el común de los ciudadanos respeta y nosotros también, que nos informa de un hecho que ocurrió un día, cualquiera que fuera, el que a Ud. más le guste de los que a montones tenemos en nuestro país (o también por el resto del planeta) todos los días; por ejemplo, la pista o la traza del dinero K, la orden de detención de la señora Bonafini, las cuentas de Panamá, Chocobar, el misterio del Fiscal Nisman, la efedrina, la AFA, las carreras de galgos, las boletas de luz, de gas, en fin, cualquiera, el tema que a Ud. más le guste, total, hay un menú tan amplio, sea en el ámbito administrativo, del nivel que uno quiera (nación, provincia, municipio, etc.) que el ciudadano  hasta se puede dar el gusto de pensar y luego elegir qué pide para consumir.

Veamos más de cerca cada tema, sigamos el orden en que los enunciamos. La ruta del dinero. Todos los días aparece una nueva cuenta, según unos, y es inmediatamente negada, según otros, y nos informan con lujo de detalles sobre cómo son las bóvedas y cómo fueron construidas, sobre dónde están las cajas, en qué bancos, y toda una localización de objetos y lugares que, si bien es importante que se los enumere y describa sin embargo, lo que importa es aclarar cuál ha sido el tipo de maniobra ilícita que se hizo para lograr tal resultado.

Pero con la respuestas a esa pregunta, recién empieza a direccionarse el problema, porque inmediatamente debemos preguntarnos ¿cómo fue posible esto que pasó’, ¿o es que acaso no hay controles que deberían haber actuado?, ¿es que no hay instancias de contralor, que cualquiera puede quebrantar las leyes y reglamentaciones sin que nadie le diga nada? Es claro que si la ley o reglamento están vigentes, debemos preguntar que por qué no se realizaron los controles previstos y si no están las leyes o reglamentaciones, preguntarnos el por qué no se hicieron, quién lo traba, etc. y esa es la discusión de fondo, la discusión que no hacemos.

Y lo mismo si seguimos con los otros temas que enumeramos, recordemos la orden de detención de la señora Bonafini, fue un fiel reflejo de la mezcolanza informativa, pues se confundió la anterior lucha de la señora Bonafini con la orden de detención actual y con las bravuconadas y amenazas de profirió, ellas y quienes la apoyaban, convirtiendo la orden judicial en un mamarracho que puede generar un mal ejemplo. En el ideario colectivo puede prender la idea de que con un poco de presión cualquiera puede no obedecer una orden judicial.

¿Y el partido de la selección suspendido? ¿Quién habla y no confunde?, ¿quién se anima?

Paro acá el análisis de lo enumerado, no quiero cansar con hablar de lo mismo, sólo quiero alertar -por cierto que ya lo han hecho otros-  para que tengamos claro que las noticias, si bien no tienen “ideología”, quienes las suministran (desde la agencia informativa o desde la pantalla o el micrófono) sí la tienen y además, suelen defender intereses muy claros. A esto, simplemente, debemos estar aleras. Al fin y al cabo la noticia será información, cuando sepamos leerla con ojos críticos y podamos analizarla desde nuestra perspectiva.

La verdad os hará libres, dijo el apóstol, que cada uno lleve en su mochila su bastón de mariscal, decía el General, ya vienen las inversiones y todo se soluciona, dicen otros. Ud. elige a quien seguir, pero, por favor, siga a alguno y reflexione, aunque sea con Ud. mismo, pero reflexione. 

Justo A. Sorondo Ovando

 

 

Pronóstico del tiempo

giweather joomla module