Domingo 5 Abril 2020

Las esposas que llevo no son indicativas de mi labor profesional como policía. Me duele que por una situación de la que soy inocente se ponga en tela de juicio todo mi trabajo”.

La frase fue pronunciada por el exje de Investigaciones Gustavo Oyarzábal ayer al mediodía, cuando concluía su testimonio de más de una hora en el juicio por el crimen de Claudia Muñoz.

Detenido en la causa hace 1 año y 6 días, Oyarzábal fue citado como testigo en la segunda jornada del juicio por jurado para que narrara qué lo hizo sospechar de Sergio Medina.

Dijo que la tarde del 9 de mayo de 2017, apenas se topó con la escena del crimen en la pilchería Mil  Sol, descartó la hipótesis del robo. “En primer lugar, nadie aplica semejante cantidad de puñaladas para robar; segundo, no había desorden en el negocio, en la cartera de la víctima había un celular, y en otro sitio había dinero, una suma que no era grande pero que nadie había tocado”, describió.

“Esto fue algo pasional y cometido por una persona conocida”, dijo que fue su primera conclusión, hipótesis que a su criterio se vio corroborada cuando las sospechas recayeron en Medina, un antiguo cliente de Claudia Muñoz.

Explicó que la mujer de 51 años tenía a mano el llavero con el pulsador de la alarma y no lo activó, lo que abona la teoría de que quien la mató no era un extraño.

Antes de llegar a la pista del albañil de Las Albahacas hubo una larga lista de sospechosos. “No dejamos a nadie sin investigar”, aseguró Oyarzábal.

A las pocas horas del crimen, todos los integrantes de la familia de la víctima tenían intervenidos sus teléfonos y la Policía ya había allanado el domicilio particular de Muñoz. Además, habían indagado al patrón de Juan Carlos Debia y a los albañiles que trabajan con él.  Así pudieron probar que a la hora en que asesinaban a Claudia, su esposo trabajaba en un edificio en construcción y gozaba de un concepto intachable en su empleo.

El siguiente en la lista fue el cuñado de Claudia. Sus reiteradas apariciones en los medios les hacían ruido a los investigadores. “No es común que un cuñado se ponga a hacer declaraciones como lo hacía ese señor”, dijo. Pronto quedó descartado porque en la hora clave, el cuñado estaba entrenando a un grupo de jóvenes en el club Estudiantes.

Los rumores bullían, recordó Oyarzábal, pero no había nada concreto. Dijo que viajó 12 horas en un patrullero a la localidad bonaerense de Carlos Casares, donde vive la madre biológica de la niña que adoptaron Claudia y su esposo. Los reiterados reclamos económicos de esa mujer habían generado cierta tensión, pero esa línea también quedó en el camino cuando se probó que se trataba de una mujer sumamente humilde, “con escasos recursos intelectuales como para idear algo así”, acotó el testigo. Además, las cámaras de un banco mostraron que ese día la mujer pasó por un cajero a retirar el dinero de un plan social. “Imposible que dieran los tiempos para viajar hasta acá”, concluyó.

Pedrueza triple
Química Río Cuarto

Otras noticias

Vacunación domiciliaria

Continúa la campaña de vacunación antigripal en toda la ciudad. En el marco del aislamiento social [ ... ]

Salud & Bienestar+ Ver más
Carga semanal

Desde este miércoles, la carga en la tarjeta Alimentar pasará a ser semanal. El mismo monto mensual [ ... ]

Economía+ Ver más
Piden extender el horario

Luego de que se dispusiera restringir la cantidad de personas que ingresan simultáneamente al Mercado [ ... ]

Institucionales+ Ver más
Anuncia abundante lluvia

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió esta mañana un alerta por lluvias [ ... ]

Ecología & Clima+ Ver más
¿Será verdad?

Un interno alojado en el Servicio Penitenciario número 6 de Río Cuarto aseguró que desde 2018 [ ... ]

Judiciales+ Ver más

El legislador riocuartense Juan Jure, presentó un proyecto para que los funcionarios políticos de toda [ ... ]

Política+ Ver más
Más información

Desde el campus

Pronóstico del tiempo

giweather joomla module