Martes 20 Noviembre 2018

El Mercado de Abasto afirmó,  que no puede revelar datos de contaminación. Esta fue la respuesta de la empresa, ante el pedido de informes de la Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos, que pretendía conocer los resultados de los análisis sobre frutas y verduras para detectar agroquímicos

El Mercado de Abasto replicó el pedido de informes de la Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos para conocer resultados de los análisis que detectan la presencia de restos de agroquímicos en frutas y verduras. Asegura que no puede difundir los datos porque le pertenecen a los órganos de control que los encargan, como por ejemplo Edecom, el Ministerio de Agricultura o el Senasa.

Aunque los ambientalistas aseguran que no tuvieron respuestas, desde la empresa mixta informaron que la contestación llegó pocos días después del pedido.

“No entiendo por qué dicen que no respondimos el pedido de informes, porque en realidad la respuesta salió el 13 de octubre, dos días hábiles después del ingreso de la nota, y nunca vino nadie a buscarla”, dijo el presidente del Mercado de Abasto, Ignacio Pizarro. También precisó que, desde esa fecha, está disponible en la mesa de entradas del Mercado, donde se inició el trámite.

Otras fuentes del Mercado de Abasto explicaron que no se puede revelar los resultados de los análisis químicos ni bacteriológicos, dado que la empresa hace los estudios por encargo de un tercero y que por tanto son éstos los propietarios de los datos recabados.

Generalmente, los análisis se hacen por pedido de los organismos de control: Edecom (cuando se trata de producción local), el Ministerio de Agricultura Provincial y el Senasa, cuando es un lote de verduras introducidos desde otra provincia.

El Mercado de Abasto cuenta con un laboratorio microbiológico, mientras que los estudios para detectar restos de agroquímicos se envían al Inta de Mendoza.

El 7 de octubre pasado, la Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos le pidió al Mercado de Abasto de la ciudad que informe con detalle los resultados de los estudios sobre frutas y verduras desde 2014 hasta la actualidad. Se trata de las pruebas de contaminación biológica y en especial por agroquímicos.

Trazabilidad

Por otro lado, fuentes vinculadas al cinturón verde indicaron que se implementó un sistema de trazabilidad que identifica a cada partida de frutas o verduras y permite seguir su recorrido hasta la comercialización en las verdulerías. Esto les permite a a las autoridades proceder al decomiso de la mercadería en caso de detectar algún tipo de contaminación.

De todos modos, los ambientalistas reprochaban que, al no contar con un laboratorio para análisis de agroquímicos, los controles pierden tiempo que puede ser vital. En tal sentido, recordaron que desde que se extraen las muestras hasta que llegan los resultados, pasan 48 horas, tiempo suficiente para que el producto ya esté en las verdulerías o en la casa de los consumidores.

La preocupación surge de los antecedentes locales y del resto del país: el año pasado, aquí, se decomisaron 7 mil kilos de tomate con un químico prohibido, hay evidencia científica de contaminación sistemática en La Plata, e incluso se detectaron herbicidas en las toallitas femeninas y los hisopos.

Tras la contestación del Mercado, que en rigor no brinda la información solicitada, resta ahora saber si algunos de los organismos que intervienen para controlar la circulación de las frutas y hortalizas se manifestarán al respecto.

Pronóstico del tiempo

giweather joomla module