En el marco de la tercera ola de Covid-19, el Nuevo Hospital de Río Cuarto está viviendo una situación sumamente compleja: ya tiene 33 internados por el virus pero además 100 profesionales de la salud, entre médicos y enfermeros, están aislados por haberse contagiado de coronavirus.

Es decir que ha quedado poco personal de la salud para atender a los pacientes con Covid-19.

Ya eso hay que sumarle los integrantes del equipo sanitario que han salido de vacaciones.

Hasta el momento, no se han cortado esas licencias, teniendo en cuenta el agotamiento que tiene el personal de salud, luego de dos años de estar lidiando contra el Covid-19, potenciado ahora por la variante Ómicron.

De esos 33 internados, 26 son adultos y el resto son embarazadas y niños.

Cinco de ellos se encuentran en terapia intensiva y los demás, en una sala común.

Y un alto porcentaje de ese total no está vacunado o tiene el esquema incompleto.

A mediados de año del 2021, durante la segunda ola, la cantidad de internados en el Hospital ascendía a 110.

Habría sido una catástrofe si no nos hubiéramos vacunado. La vacunación nos ha salvado

“En el nosocomio tenemos hasta el momento 33 internados por Covid-19”, dijo ayer el director del Nuevo Hospital de Río Cuarto, Carlos Pepe.

“Y de ese total 26 son adultos y el resto son embarazadas y niños”, detalló.

Pepe también señaló que “cinco se encuentran en terapia intensiva y que los otros están en una sala común”.

Sin embargo, agregó que la situación es compleja porque hay personal de salud que está contagiado del virus y, por consiguiente, se halla aislado.

“Son 100 profesionales, entre médicos, enfermeros y administrativos que se enfermaron de Covid-19 y tienen que estar aislados, como marca el protocolo”, manifestó.

Y acotó: “Ya eso hay que sumarles los que están de vacaciones”.