Este viernes 26 se realizó en el aula mayor la 287ª colación en 51 años de la Universidad Nacional de Río Cuarto. Se llevó a cabo en dos actos en los que recibieron diplomas 121 profesionales: 25 de Agronomía y Veterinaria, 7 de Ciencias Económicas, 16 de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales, 65 de Ciencias Humanas y 8 de Ingeniería.

Por las autoridades hablaron el vicedecano de Ciencias Humanas, Cristian Santos, en la ceremonia de las 11, y David de Yong, secretario de Posgrado de Ingeniería, en la comenzada a las 14.30.

Por los graduados hablaron a las 11, Cristian Monge, licenciado en Gestión Universitaria, y Paulina Panza Guardatti, profesora en Lengua y Literatura por la tarde.

Previo al ingreso de las banderas de ceremonia, el Coro de la UNRC, dirigido por Cintia Granado hizo su aporte musical en ambos actos, que fueron presididos por el rector, Roberto Rovere.
Junto a él en el acto matutina estuvieron en el estrado el vicerrector, Jorge González; el secretario Académico, Sergio González; la decana de Agronomía y Veterinaria, Carmen Cholaky; su par de Ciencias Humanas, Fabio Dandrea, y la vicedecana de Ciencias Económicas, Susana Mussolini.

En tanto en el acto de las 14.30 el rector Rovere compartió el estrado con el vicerrector Jorge González, el vicedecano de la Facultad de Ciencias Humanas, Cristian Santos, la decana de la Facultad de Ciencias Exactas Marisa Rovera, David de Yong, secretario de Posgrado de la Facultad de Ingeniería y la subsecretaría Académica de la UNRC, profesora Gabriela García.

En el acto de la mañana el solemne juramento profesional estuvo a cargo del rector Roberto Rovere, en tanto por la tarde estuvo a cargo del vicerrector Jorge González.

Capacitación y transformación

Monge valoró la política de estado para el claustro al cual orgullosamente pertenezco que derivó inicialmente en la tecnicatura y luego en la licenciatura en Gestión Universitaria. Consideró que las carreras forman para hacer frente a situaciones problemáticas, lo que conlleva entre otras tareas planificar, organizar, administrar, analizar, reconocer la cultura organizacional y proponer innovadoras formas de gestión guiadas por atributos tales como responsabilidad, creatividad, autonomía e innovación.

El pensamiento crítico referido a prácticas administrativas fue uno de los aspectos que subrayó dentro de la licenciatura, que propicia desarrollo de actitudes y aptitudes con un profundo sentido de pertenencia.

Repasó Monge que “hoy 116 compañeros y compañeras cursan la licenciatura, que en síntesis enseña a afrontar situaciones problemáticas y estar a la altura de las circunstancias. A raíz de la pandemia de Covid 19 se postergó el proceso electoral del campus y que luego de un año y medio pusimos el cuerpo y pudimos llevarlo adelante. El sistema universitario posó sus ojos en estos comicios, la UNRC fue la única que logró hacerlo merced a la responsabilidad y la madurez de sus hacedores“.

A continuación, el rector tomó juramento a los graduados, por medio del cual se comprometieron a ejercer dignamente sus profesiones. Acto seguido, comenzó la entrega de diplomas que antecedió el último de los discursos, pasado el mediodía.

Libertad y educación

El vicedecano de Ciencias Humanas exaltó la figura de San Martín, el general que prefirió desobedecer al directorio de Buenos Aires y en lugar de usar su fuerza para derramar la sangre de hermanos en luchas internas, condujo sus tropas para liberar Chile y Perú del oprobio colonial; el victorioso de San Lorenzo, de Chacabuco y de Maipú, quien al decir de Bernardo Monteagudo ‘alzó de la miseria con sus propias manos a muchos de los que hoy son sus enemigos, formó un ejército integrado por indios, negros, mestizos y olvidados de todo origen, que se pusieron a su mando por una causa y un propósito; el líder que con todos los honores renunció a la jefatura de Estado del Perú para que sea un congreso quien resolviera la organización política del país; un libertador tratado como extraño, que no recibió el merecido reconocimiento en su tiempo y en su tierra”.

Cristian Santos dijo que por estos días recordamos también algunas de las grandes mujeres que han conseguido romper el techo de cristal de nuestra historia, como Manuela Pedraza, cuyo coraje se destacó durante las invasiones inglesas de 1806.

Destacó Santos que “en nuestro país, la educación superior es un derecho humano y por eso está garantizada por el Estado. Muchos de nosotros somos primera generación de universitarios, hijas e hijos de trabajadores que de no ser por la Universidad pública no habríamos podido acceder a los estudios universitarios, con lo que ello implica para el desarrollo personal, familiar y social”.

El vicedecano agregó que el compromiso de nuestra institución está plasmado en su Estatuto, cuyo título preliminar establece lo siguiente: La Universidad Nacional de Río Cuarto debe formar y capacitar profesionales y técnicos con una conciencia nacional, apoyada en la tradición cultural del país, según los requerimientos regionales, nacionales y latinoamericanos.

Ello mediante una educación que desarrolle en el estudiante una visión crítica, así como las cualidades que le permitan actuar con idoneidad profesional y responsabilidad social, tanto en la actividad pública como privada. Esta formación estará orientada por los valores de la solidaridad social apuntando al respeto por la diferencia.”

En otro tramo, exhortó a los graduados a recordar que “la libertad y la felicidad no son regalos que se reciben, sino conquistas por las que hay que trabajar mucho y que ninguna de ellas se logra en soledad.

Hacemos votos, pues, para que los ejemplos de todas aquellas personas que abrazan causas justas y se entregan por entero para conseguirlas, guíen vuestros pasos y les iluminen el camino”.
Les deseó “que se conduzcan siempre con humildad, que nunca abandonen el pensamiento crítico y el compromiso solidario”.

Homenaje y futuro

En el acto vespertino, el secretario de Posgrado de Ingeniería les expresó a los graduados que “hoy es un día especial en el que la institución les rinde homenaje a ustedes por haber finalizado una etapa importantísima en su vida que, no tengo la menor duda, marcará su futuro para siempre. Hoy son ustedes personas completamente diferentes a las que, años atrás, emprendieron esta travesía.
Son personas más críticas, más creativas, con lógicas y competencias que la institución los ayudó a moldear.

Estoy convencido agregó- de que, aunque sea de manera afectiva, ustedes estarán por siempre unidos a la Institución”.
Es que han sido años de muchos momentos fervientemente vividos que recordarán por siempre, como aquellos mates amargos bien de madrugada, ese profesor que tan bien nos enseñaba, la risa contagiosa del grupo de estudio, las horas detrás de un libro en la biblioteca, el olorcito del comedor, las noches en vela porque las horas del día nunca eran suficientes para estudiar todo lo que pretendían, los nervios de ese examen que tanto nos costó dar, las salidas nocturnas en una ciudad, al principio extraña y luego tan querida”.

De Yong dijo a los flamantes profesionales que, al margen de estos aspectos compartidos con la generalidad de los graduados, “hay algo que los distingue y los hace únicos.
Todos ustedes son parte una generación que tuvo el desafío de lidiar con un evento completamente atípico, que ocurre una vez cada cien años.
Tuvieron que ser estudiantes en pandemia, tuvieron que cursar, estudiar y rendir aislados por culpa de ese terrible virus que se metió sin aviso en nuestra vida y que, en muchos casos, se llevó gente que queríamos mucho.
A ellos también les rendimos hoy homenaje”.

Recordó De Yong que la pandemia por Covid 19 entrañó un “enorme desafío para la comunidad universitaria.
Las autoridades tuvieron que diseñar estrategias para que la pandemia impactara de la menor manera, los nodocentes en migrar su trabajo cotidiano a formatos digitales posible en su carrera académica y, como desconocer que los docentes muchas veces transformaron el living de sus hogares en un aula, su computadora personal en pizarrón y su teléfono en una cámara web.
Los docentes, en muy poco tiempo, debieron adaptar el contenido de sus clases y la modalidad de dictado para acompañarlos en el proceso de aprendizaje.
A todos ellos, espero compartan conmigo, también quiero aquí reconocer”.

Les adelantó que “el mundo que los espera está cambiando vertiginosamente.
La Industria 4.0, la hiperconectividad, la inteligencia artificial, entre otros conceptos, y disculpen la aquí la autorreferencia a una disciplina que me es afín, ha generado lo que se conoce como la cuarta revolución industrial”.
Este contexto demandará trabajadores “con conocimientos multidisciplinares y con la obligación de capacitarse continuamente”.

Para ello, “ustedes cuentan con la mejor de las herramientas y no me refiero con esto a un campo disciplinar en particular si no a la mayor de las competencias que tácitamente reside en ustedes.
Me refiero a “Su capacidad de aprender”.
Tendrán que valerse de esta competencia ya que el futuro les demandará aprender constantemente”.
En otro momento, De Yong les pidió a quienes se educaron en una casa de estudios libre y gratuita que se comprometan “a defender el derecho al acceso a un estudio universitario libre de aranceles, de acceso irrestricto y de calidad para que todos los ciudadanos del país dispongan de las mismas posibilidades que nosotros tuvimos.
Esa es nuestra responsabilidad, ese es nuestro deber más grande”.

Les pidió a los profesionales que “se comprometan en cuidar el medio ambiente y que hagan todo lo que esté a su alcance para que, hombres, mujeres o identidades autopercibidas tengan las mismas posibilidades, los mismos derechos e idénticas retribuciones”.
En el final, previo a felicitarlos, los instó a que “pongan siempre a la comunidad por sobre sus propios intereses, luchen por igualdad entre pares pero, por sobre todo, apuesten siempre hacer lo que aman”.

Nueva forma de ver el mundo

La profesora en Lengua y Literatura Paulina Panza Guardatti, quien además formó parte del cuerpo de abanderados de la UNRC, expresó: “Este es un momento de gratitud y celebración, agradezco por este logro, por el camino que recorrí, por mi familia, amigos y amigas que estuvieron siempre para apoyarme, agradezco por la uni pública que me abrió las puertas para que pudiera estudiar y agradezco a cada docente que también estuvo en mi camino”.

“Cada uno de nosotros sabemos lo que pasamos para recibir el título, sabe de cada obstáculo, de cada desafío, de las frustraciones pero también sabe de cada alegría, de regocijo y felicidad, de la meta cumplida y los momentos compartidos en el campus de nuestra querida UNRC, quiero agradecer por cada uno de estos momentos ya que hayan sido de prosperidad o de adversidad por siempre nos ayudaron a crecer”.

Creo que es importante destacar el impacto que tiene ingresar a la universidad pública donde no solo se encuentra un gran mundo del conocimiento, los saberes académicos, sino que también se encuentra una nueva forma de ver el mundo, de interpretarlo, se conforma un vínculo con los docentes y compañeros, que nos transforma, nos da otra perspectiva, uno no sale de la Universidad siendo la misma, hay un crecimiento”.

Agregó que “en esta Colación (de grado) me parece importante traer a colación el lema de la Universidad Creer…Crear…Crecer…, crean en es ustedes mismos y séanse fieles; creen una realidad donde deseen vivir y construyan la sociedad que desean ver a partir de su acciones cotidianas; y sigan creciendo como personas y profesionales, muchas gracias”.