En atención a los ingresantes de las facultades de Ciencias Humanas y de Ingeniería que concurrieron al campus pese a que se había suspendido el acto de bienvenida en el anfiteatro San Martín (por las adversas condiciones climáticas), autoridades de esas unidades académicas los recibieron en el Aula Mayor y les brindaron una charla informal en la que compartieron datos sobre carreras y sugerencias para un buen primer año en el campus.

El secretario Académico de la Universidad Nacional de Río Cuarto, Sergio González, les agradeció y los congratuló por estar todos con el barbijo sin necesidad de que se les pidieran. Señaló que en la pandemia es menester aplicar “tres o cuatro medidas básicas, que ustedes conocen de memoria” en “un 2022 que va a ser complicado, pero espero podamos transitarlo con presencialidad plena”. Los convidó a disfrutar de su nueva etapa estudiantil, “una de las más lindas de la vida” y les transmitió el saludo del rector, Roberto Rovere, del vicerrector, Jorge González, y de todo el equipo de gestión de la UNRC.

El decano de Ingeniería, Julián Durigutti, ponderó el relieve de la constancia como camino al logro de los sueños. “La capacidad no basta”, sostuvo. Consideró que “juega su rol en tercero o cuarto lugar” y estimó que “sin perseverancia es muy difícil conseguir objetivos”. Les dio la bienvenida a “la gran familia de la Facultad de Ingeniería” y afirmó que “docentes, nodocentes y autoridades estamos abiertos, predispuestos y atentos a sus necesidades para resolverlas”. Los instó a que no teman consultar, preguntar lo que precisen, pues habrán de encontrar una actitud favorable para ayudarlos a adaptarse a la nueva vida mientras cursan.

Cristian Santos, vicedecano de Ciencias Humanas, expresó que a través de sus 28 carreras la facultad aporta a interpretar y actuar en el mundo desde múltiples perspectivas, entre ellas la ambiental y la perspectiva de género. Recordó que en contexto de pandemia, varias de sus profesiones –por ejemplo, la Enfermería- fueron rotuladas como esenciales y vaya si lo son.

Añadió Santos que Ciencias Humanas iza dos banderas fundamentales, “pensamiento crítico y compromiso social”, ya que “no es con pensamiento dogmático ni con individualismo que se transforma el mundo”. Resaltó la importancia de una actitud responsable para mantener la “necesaria y anhelada presencialidad”, que ha sido fruto del “trabajo de mucha gente”.

A continuación, el secretario de Bienestar de la UNRC ilustró la variedad de oportunidades que aparte estudiar proporciona “un lugar de más de cien hectáreas”. Citó la práctica deportiva, sea federada o no, los proyectos de extensión, los voluntariados, las ayudantías para alumnos, las de investigación, la militancia política.

La universidad ofrece “una paleta de actividades que nos hace la mejor del país”, dijo y puso de manifiesto que la UNRC es “la única de Argentina que invierte el 2 por ciento de su presupuesto en becas”. Fernando Moyano mencionó también que “a quinientos metros del Aula Mayor están emplazados los 104 departamentos que constituyen las Residencias Estudiantiles Universitarias, gracias a las cuales 416 estudiantes se alojan gratis en el campus“. Adelantó que estudiar entraña estrés por exámenes parciales y finales, claro que compensado por momentos felices compartidos.

Sus palabras antecedieron las divulgaciones más específicas que recibieron los ingresantes de Ingeniería y Ciencias Humanas, así como había sucedido el jueves en la recepción destinada a las facultades de Agronomía y Veterinaria, Ciencias Económicas y Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales.

La bienvenida no contó con la banda de música, a diferencia de la primera jornada, pues se suspendió a raíz de la inestabilidad meteorológica el acto previsto en el anfiteatro San Martín.