Este domingo al mediodía un joven de 22 años fue detenido después de incumplir una perimetral por violencia de género hacia su pareja y atrincherarse en su casa para resistir a la Policía. Ocurrió en pasaje Duarte al 700, en el oeste de la ciudad. Se lo imputó por desobediencia a la autoridad.

La sucesión de hechos comenzó el sábado alrededor de las 18, cuando la mujer lo denunció luego de haber sufrido amenazas de muerte. Estaba armado con un cuchillo y habría contado con la colaboración de un amigo menor de edad.

Al llegar al lugar, los policías encontraron al denunciado subido al techo de la vivienda, y desde allí resistía abandonar el hogar. Luego de intensas negociaciones , el joven depuso su actitud y se retiró, no sin antes ser informado de que pesaba sobre él una perimetral y no podía acercarse a menos de 400 metros a su familia.

Sin embargo, ayer domingo alrededor de las 11 volvió a la vivienda. Nuevamente la familia llamó a la Policía. Y a través del grupo Eter y Gers comenzaron las negociaciones para que el hombre abandonase la vivienda.

Ante su negativa, la Fiscalía de Tercer Turno, a cargo de Fernando Moine, ordenó una intervención en el lugar. Y con el trabajo de Bomberos Voluntarios, los policías irrumpieron en el domicilio, detuvieron al joven y lo trasladaron al Hospital San Antonio de Padua, adonde ingresó con un aparente estado de intoxicación por estupefacientes, lo que obligó a su traslado al área de Salud Mental.